Materiales textiles para usos técnicos. 2

 In Geocompuestos, Geosintéticos, Geotextiles

Continuando con el artículo anterior (Materiales textiles para usos técnicos. 1) definiremos otras de las las principales aplicaciones de las materias, procesos o productos de la misma en las diferentes áreas de aplicación de los textiles de uso técnico.

Cintas

Textil cinturon seguridad

Figura1: Cinturones de seguridad para automoción

Las cintas se incluyen dentro de la amplia gama de tejidos estrechos, elaborados mediante diferentes sistemas de entre los cuales el tisaje de calada es una de la tecnología más utilizada. La textura de los tejidos estrechos tipo cintería es idéntica a la de los tejidos de calada de mayor anchura; existen sin embargo ciertas diferencias en su proceso de elaboración  a fin de adaptarse al ancho especial de los tejidos. Se pueden clasificar en 2 grupos, planas o tubulares y se emplean en diferentes áreas de uso técnico: cinturones de seguridad en automoción (Figura 1), correas de transmisión, cintas para arneses, etc.

Los tejidos de calada con urdimbre de poliéster y poliamida de trama, son los más utilizados en Europa para la fabricación de cintas transportadoras, con sperposición  de capas unidas por laminado. Tejidos de calada, a base de fibra de vidrio o aramida, con recubrimiento de PTFE, se emplean para cintas transportadoras trabajando en condiciones de hasta 206ºC a 35/min.

Telas no tejidas

En el campo de las técnicas de fabricación  en telas no tejidas, cabe distinguir 2 tipos de componentes posibles, fibras o filamentos continuos, para obtener las napas que, utilizadas solas o en combinaciones que serán posteriormente consolidadas, dan lugar a diferentes estructuras bi o tri-dimensionales. Los velos de fibra corta pueden obtenerse por los procedimientos de vía seca, húmeda y fundida (melt blown); las napas de filamentos continuos se obtienen por vía fundida (spunbonded). Ambos tipos de velos pueden ser consolidados por sistemas mecánicos (punzonado o jet de fluido), químicos (ligantes), térmicos o combinaciones de ellos.

A continuación se detallan los campos de aplicación  de los textiles de uso técnico que emplean telas no tejidas.

En el área de los agrotextiles, una técnica de protección y optimización de los cultivos de legumbres, a diferencia de los clásicos toldos soportados por armazones, es la colocación directa sobre las plantas de un no-tejido sitpo spunbonded, que es elevado por el crecimiento de aquéllas, realizando la regulación climática y de agua. Debajo de una tela de estas características, se crea un microclima controlable por la adecuada selección de la estructura de la tela, actuando además, como parabrisas, protector de la acción de los insectos, aves, etc., de resguardo de la lluvia intensa, de la acción de erosión sobre el suelo, etc.

A diferencia del cultivo tradicional, el hidropónico (en agua con sales disueltas) se caracterizan por una reducción importante del volumen de sustrato, a base de materiales con baja retención de agua, y que permitan un aporte regular de las soluciones nutritivas que precisan las plantas. A este fin, se comercializan telas no tejidas, con una capacidad de retención de agua de 2 a 5 l/m2, a base de fibras sintéticas, que puede ser aumentada por adición de polímeros absorbentes en forma

.

Geotextiles para refuerzo de carreteras

Figura 2: Geotextil para refuerzo de carreteras.

En el campo de los geotextiles, para funciones de consolidación o drenaje se emplean telas no tejidas punzonadas de poliester o polipropileno (Figura2)
En diferentes sectores industriales se emplean medios filtrantes de tela no tejida consolidada por punzonado o térmicamente, para la separación sólido/gas. Su estructura porosa es esencialmente adecuada para la filtración  de profundidad. Para mejorar la eficacia de filtración se establece un gradiente de porosidad decreciente desde la cara expuesta. El calandrado, el laminado de dos tipos de telas no tejidas o de una membrana con un no-tejido sipo spunbonded, etc., confierene una mayor aptitud para la filtración  superficial que facilita la limpieza del medio, por agitación mecánica o de circulación contracorriente. Bolsas filtrantes de fibra de polisulfuro de fenileno, en tela no tejida punzonada, son empleadas en la limpieza de gases emitidos en plantas incineradoras de basura, que operan a temperaturas de hasta 190ºC, y ocasionalmente hasta 230ºC.

Telas no tejidas a base de fibras de poliéster, poliamida, polipropileno, etc., con diferentes niveles de porosidad, se aplican desde la pre-filtración en instalaciones de aires acondicionado, a campanas de cocina, mangas de despolvoración o túneles de pintura.

En el campo sanitario, más concretamente, en el área de las sábanas quirúrgicas e indumentaria, las telas no tejidas de un sólo uso, presentan una mejor eficacia en cuanto a la resistencia a la penetración de gérmenes y líquidos, y en el no desprendimiento de fibras, comparativamente a las soluciones tradicionales.

En diferentes sectores industriales se emplean telas no tejidas para el aislamiento acústico a base de estructuras compuestas que combinan el vidrio con la espuma de poliuretano. Se puede emplear un no tejido spunlaid a base de filamentos bicomponentes con alma de poliéster y recubrimiento de poliamida, que se aplica en estructuras tipo sandwich, con adhesivos termoplásticos para su unión  con la espuma de poliuretano y el tejido decorativo, en los techos de los automóviles.

En los textiles de protección personal, se emplean las telas no tejidas punzonadas, para la protección del fuego provocado en las espumas de los asientos de transportes públicos, a base de mezclar fibras termoresistentes, o las propiamente denominadas “telas antibandálicas”, de protección mecánica y térmica, con soluciones que combinan telas no tejidas y tejidos de punto de acero inoxidable son, respectivamente, algunas de las propuestas ofrecidas en los últimos años.

Un tipo de prenda de protección muy empleado en el campo de la industria química está confeccionado con una tela no tejida olefínica o del tipo spunbonded, simple o revestida. En su estado sin revestir se emplea en la protección contra partículas y en nivles de salpicadura relativamente bajos, en áreas de protección química sin riesgo. Para niveles superiores se reviste de polietileno u otros polímeros y se emplea en trajes contra salpicaduras para la protección contra muchos líquidos peligrosos.

Textil salas blancas

Figura 3: Prendas de protección para salas blancas

Las prendas empleadas para la protección contra el polvo, se realizan principalmente a partir de telas no-tejidas, de tipo olefínico, de una o varias capas, con o sin revestimiento ofreciendo, determinadas soluciones, una excelente protección barrera contra las partículas del tamaño sub-micrón, con una retención del 99% de las partículas de tamaño inferior a 0,5 micas (90% de eficacia); tales prendas se usan una sola vez. La indumentaria para trabajo en salas limpias exige la utilización de tejidos de altas prestaciones, pudiéndose emplear telas de poliolefinas spunbnded o tejidos de calada (Figura 3)
Combinando tejidos de calada con telas no tejidas punzonadas se puede confeccionar un chaleco anti-balas ligero que puede ofrecer protección contra los proyectiles y fragmentos de metralla.
En el área de los ecotextiles, telas no tejidas que incorporan partículas de material absorbente, con elevada capacidad de retención de agua, permiten la consolidación de pendientes al generar un subsitema que contiene la suficiente cantidad de líquido para asegurar la repoblación  en zonas de prolongados periodos de sequía; el granulado absorvente puede incorporarse a telas de poliéster, polipropileno, etc., obtenidas por punzonado, en el proceso de melt blown o por recubrimiento.

Fuente: Techtextil. Feria Monográfica internacional para Textiles técnicos y Materiales no tejidos.

 

 

Recommended Posts